Página 94

Tabla de contenidos

"¿Maddie, dónde estás?”

Mi voz es más fuerte de lo que yo quería que fuera. La verdad no estoy molesta. Con Maddie esto no funciona, solo estoy cansada de estar en el medio de. Tomo las escaleras, la subo dos al mismo tiempo. La puerta del dormitorio de Maddie está abierta, ella está de nuevo en su cama con sus cobijas que le tapan hasta la nariz.

"¿Madeline Rose, cuál es el problema?" Me estás haciendo que llegue tarde. "Estoy tratando de hablarte en un tono suave”.

Ella no me contesta. La siento un poco caliente pero debe ser porque yo vengo de afuera y mis manos están muy frías. No puede ser que ella esté enferma; sin embargo está actuando de una manera que me hace pensar en algo más. Ella se pone pálida cuando está muy estresada y ¿quién la estresa tanto? Yo, por supuesto.

¿Qué le dije antes de irme? "Algo pasó anoche..." Algo sin importancia. Quien sabe que se estará imaginando.