Página 76

Tabla de contenidos

Una figura, encorvada como si estuviera guardando un secreto. Cruza el pasillo al pie de las escaleras. Se mueve tan de prisa y sin hacer ningún ruido, como si la oscuridad no estuviera en su camino. ¿Qué está haciendo en esta casa por la noche? No tendría que estar aquí. No pertenece aquí ahora.

No mires hacia arriba, por favor, por favor no mires hacia arriba. Solo le ve durante unos segundos, solo eso, pero el tiempo se ralentiza y se desenrolla y puede ser que esté clavada en el suelo de madera en la parte superior de las escaleras, a la vista si decide girar la cabeza.
Y entonces lo hace. Gira la cabeza- y mira directamente a Maddie.
Cuando la ve, se congela y se queda mirando. Maddie le devuelve la mirada. No puede dejar de mirar su cara. Sus ojos son tan amplios y sorprendidos. Abre la boca, pero parece como que no puede empujar una sola palabra hacia fuera. ¿Está asustado también? Pero eso no hace que Maddie se sienta mejor. Le hace sentir peor.