Página 71

Tabla de contenidos

Hay un poco de silencio mortal de Río. Luego dice lentamente, "¿Qué quieres decir?"

"Nada. No quise decir nada." Estoy dando marcha atrás tan rápido como pueda. Pero lo terrible es que yo ya hice algo así. Él estaba buscando exactamente el mismo software en TecknoTurf. Se cuánto él lo quería. Pero ¿cómo iba a pensar eso? Yo soy el mejor amigo de Río.

"Río, de verdad yo creo en tí," lo dice rápido, pero aún puedo sentir cómo suena de raro. Esto es una locura. Por supuesto que Río no pudo haber robado ese software. Debí de haber pensado eso de inmediato, debí de haber ido muy por delante de Scott y Mónica para decírselo.

"Lo sé", dice Río. "Está bien."

Pero cuando el autobús llegó a su parada, él se bajó sin mirarme a los ojos. No "nos vemos Sadina." No "llámame más tarde."

Me giro alrededor en mi asiento para mirarlo a través de la ventana. Él se queda de pie en la acera sin moverse. Viendo el camino de la entrada hacia su casa. . Sus hombros están encorvados hacia delante por el peso de su mochila. Rio siempre se pone así más cuando pensando, concentrado en algo, tratando de tomar una decisión. Desearía saber qué es lo que está pasando sobre su cabeza en estos momentos.

Cuando el autobús dobla la esquina, a dos cuadras de distancia, puedo darle un último vistazo a Río y él todavía no se ha movido.