Página 67

Tabla de contenidos

En el momento en llego a la puerta, Rio está a la vista. Del todo el tiempo que lo conozco, él ha sido llamado a la oficina del director sólo una vez. El año pasado, en octavo grado, él se quedó atrapado en una guerra de comida en la cafetería. En el monitor se vio a Río con una manzana en la mano.

En este punto no importa si tengo tiempo de comer o no. Con Río en la lista hay más cosas que me preocupan, además yo no creo poder obtener un plato de nachos de todos modos.