Página 55

Tabla de contenidos

"¡Bus!" Esta es Sadina. Con una palabra ella las ahuyenta. Las niñas dejan a Maddie y a la multitud en la acera, mirando el frente donde se acerca. Maddie espera hasta que el olor a diésel llegue hasta su nariz, hasta que el bus pare y sus puertas se abran para subirse al bus.

"Vamos", dice Sadina. Su voz no es suave ni persuasiva como suele serlo. Esto no importa. Maddie tiene a bella hoy.