Página 53

Tabla de contenidos

A las 7:00 mamá me gritó desde abajo: "¡Apúrete Maddie tienes que irte ya! Y no olvides llevar tu chaqueta por sí deseas ir afuera en el receso.”

Maddie no se podía mover. Ella se sintió como un camina perros que vio en el parque, manteniendo de manera estrecha dos correas que iban en dos direcciones diferentes. Al final, ella no podía dejar a Bella detrás. Maddie puso la gata en su mochila y esperaba que nadie se diera cuenta de que su mochila pesara el doble que de costumbre.

Ahora, en la parada de buses, Maddie se desliza un poco para subirse la mochila en su hombro. Ella estará monitoreando a Bella sin que nadie la esté viendo para estar segura de que todo está bien y que no hay nada malo que suceda en el bus. Sin levantar mucho su cabeza Maddie mira la cabeza de Bella.

Hay un sonido que se está emitiendo de su lado. Maddie mantiene su cabeza baja, mientras las botas rojas que pertenecen a los pies de Laurel se acercan. Laurel está en la clase de Maddie y ella sale con otras chicas, las más ruidosas que nunca le prestan atención a Maddie.

"¿Qué es eso?"Dice Laurel.

Maddie desliza hacia otro lado su mochila. Es demasiado tarde. Laurel estira su mano y tira la mochila que está abierta.