Página 41

Tabla de contenidos

Veinte minutos más tarde, todavía estoy despierta. Volver al porche de nuevo, donde tiré las botellas y las bolsas de basura y les devuelvo una por una a la papelera de reciclaje.

Ahora mi conciencia está más clara, pero ésto no ayuda. Aún no puedo dormir.