Página 39

Tabla de contenidos

"Escuché lo que ustedes dijeron. Ustedes creen que Maddie nunca va a hablar. Pero ustedes no la pueden enviar lejos". Mi voz está empezando a sonar fuerte. "No puede si quiera creer que ustedes estén pensando en esa posibilidad."

"No se qué es lo que crees haber escuchado." Dice papá, "pero nosotros no estamos pensando en enviar a Maddie a ninguna parte."
"Más al punto, ¿qué te hace pensar eso?" Pregunta mamá. Sus ojos se estrechan. "¿Estabas escuchando detrás de la puerta?"

No puedo creerlo. Esto no es supone como debería de ir la conversación.
"Estamos hablando acerca de la vida de Maddie, mamá. Esto es acerca de su futuro. Qué es lo mejor para ella. ¿A quién le importa si yo estaba escuchando detrás de la puerta?

Aparentemente a mamá le importa mucho. Sus labios están bien presionados, que es lo que sucede cuando ella está molesta pero no quiere demostrarlo o decirlo.
"Sadina, te pregunté, ¿qué es lo que estabas escuchando detrás de la puerta?"

"Está bien, sí. Algo así. Me refiero a que bajé las escaleras y pude escuchar voces y el sonido de éstas me trajo hacia su oficinas. No podía dormir." Es la primera vez en 24 horas que tengo la sensación de estar habiendo algo que no tiene sentido.

"Esta conversación es entre tu padre y yo", dice mi mamá su voz sonaba apretada. "Aquí no hay nada que se pueda hacer contigo y tú no tenías derecho de escuchar."