Página 156

Tabla de contenidos

"Déjame terminar, ésto se pone extraño". Río apenas sonríe. "Tú ni siquiera creerás esto. Catalina dice que yo le debo algo por haberme mantenido como culpable. Lo cual suena extraño, sin embargo, por alguna razón que no la se, a esto le encontré sentido cuando ella me lo dijo. Todo lo que ella quería es que yo saliera con ella varias veces". "Esto me pareció que era lo más fácil que podía yo hacer. Realmente no quiera meterme en problemas por esto. Y, Sadina, se que para ella, esto me hizo parecer como un gran tirano, pero la verdad yo sí quería ese software.”

Debería de estar furiosa con Catalina por todo esto. Debería de estar también desilusionada con Río por haber ido tan lejos con las mentiras de ella, pero esto no es la cosa más grande que anda rondando por mi cabeza. Es ésta: A Río en realidad no le gusta Catalina, por supuesto que no, ¿cómo le puede gustar? ¿Cómo pude haber si quiera pensado en esto? Pero por el momento tengo que darle a Río el apoyo que él me ha dado a mí.

"Podemos solucionar esto, Río", dije. "Sólo necesitamos decirle a alguien la verdad". "No permitiré que ella te haga esto”.

Río me mira fijamente, como diciéndome que él de verdad cree en mí y que estoy de su parte.