Página 130

Tabla de contenidos

"No, escuchen. A lo que me refiero es que todos ustedes se están yendo por la vía incorrecta. ¿Cuál es el propósito de hacer que ella hable si ustedes de por sí saben que eso no va a suceder? ¿Ésto es obvio, cierto?" Ella ve alrededor de la habitación, rotándonos a todos, pero nadie le hace caso. "Bueno voy a explicarles esto." Ella no tiene que hablar. Sólo hay que decirle a ella qué es lo que pasa y luego que ella lo escriba. Caso cerrado.”

Paulie se sienta erguida y me sonríe. "Sí, está perfecto. ¿Verdad Sadina? Maddie puede escribir, ¿puede ella? ¿O teclear en una computadora? Sólo hay que permitirle a ella que conteste de esta manera.”

"No es tan fácil." Se a lo que suena ésto: No me gusta la idea porque ésta viene de Catalina. Pero es la verdad. Como ya les había dicho, no me gusta estar diciéndole a la gente los problemas que tiene Maddie, pero como las miradas de todos ustedes están puestas en mí, tengo que intentarlo.

"No se trata sólo se hablar." Por alguna razón mi voz me está temblando. Respiro profundamente e inicio de nuevo. "Tú debes de ver a Maddie en la escuela." Su maestra sabe que ella no puede hablar, porque su maestra le pedirá que indique la respuesta correcta y ni siquiera ella puede hacer eso." "Una vez mi tío nos visitó. Es bien difícil verlo, por tal razón difícilmente Maddie lo reconocería. El intentó varias veces conversar con ella, le pidió más de 20 veces que le dijera, hasta pronto, cuando él se fue, y ella no pudo hacerlo. Él no logró que ella le hablara y creo que eso le molestó.”

"Eso es culpa de él", dijo Río. "Tú no tiene por qué forzarla, más bien puedes ponerla peor.”