Página 129

Tabla de contenidos

"Antes de venir aquí," dije cuidadosamente, contestándole a todos, "le dije mamá y a papá haber encontrado a Maddie en el ático, y ambos trataron de hablar con ella. Esto es lo que esto tan mal. Ella no está hablando con nadie, y ésto no había pasado antes.”

Río se arrecuesta sobre el brazo de Catalina, y está bien, se que a veces vemos lo que queremos ver, aunque en realidad no exista. "Tienes que recordar, dice él, ella está nerviosa; me refiero a que no es que ella esté haciendo ésto a propósito. Parece extraño para uno pero la realidad es que Maddie no puede hablar.”

En mi interior agradezco a Río por aceptar a Maddie siendo como ella realmente es. Aunque yo lo olvide, algunas veces, que miedo y que frustración deber ser ésto para ella.

"El punto es," continúa Río, "ella simplemente no puede hablar sólo porque alguien le pida que lo haga." Río nunca ve las cosas de la misma forma en que Catalina las ve, pero de nuevo, aquí debe de haber algún mensaje que se le ha estado enviando a ella y éste supuestamente sólo ella puede escucharlo.

"Bueno, si Maddie no va a hablar, quiere decir que en definitiva estamos perdiendo el tiempo, ¿cierto?" dice Catalina.

Mónica parpadea, "no puedo creer que estés diciendo esto", pero Catalina mueve su cabeza.