Página 126

Tabla de contenidos

Algo está pasando por la cabeza de Río que yo no puedo leer. Lo que tengo que recordar es que necesito de su ayuda.

Bajo el tono de voz, "¿Río, podemos hablar?”

"Vea, espero que esto esté bien, hice algo antes de que tú vinieras…"

Antes de que él termine, oigo como un traqueteo y ruido que venía detrás de mí.

"¡Juneau!" Me doy la vuelta esperando ver los ojos azules de husky riendo hacia mí, pero no es Juneau que está de pie allí. Es Paulo que está en la puerta, con su alta figura reclinada y desequilibrada. "Oh, eres tú", le digo con convicción.

"Señora, Sady, ¿es así como saludas a tu príncipe azul?" dijo Paulo.

"Señora Sadie, ¿es así es como saludas a tu príncipe azul?" dice Pualo. "Muy fino."
"¿Caballero de brillante armadura? ¿De qué estás hablando?"

"Rio envió el SOS y le dijo que necesitaba ayuda. Entonces aquí estoy."
Paulo se inclina hacia abajo, haciendo girar el brazo para pensar. "Y mira lo que he traído conmigo."
Paulo se aparta de la puerta y tira del brazo de alguien. Me if cuenta que esto iba a llegar a ser su doble, Rickie, pero me soprendí de nuevo: está es Mónica. Ella se chasquea sus dedos como si estuviera avergonzada.