Página 120

Tabla de contenidos

Me deslizo en su cama para poder mirarla a la cara.

"¡Escúchame!" La tomo de sus hombros.

"¿Tú escuchaste algo anoche? ¿Es eso? ¿Tú viste a Flynn?”

Nunca lo haría como un abogado, lo se. -Supuestamente uno no debería de poner palabras en la boca de un testigo. Pero realmente lo que yo diga no tiene importancia.

Lo que se sabe que pudo haber pasado - que Maddie vio o escuchó a Flynn dentro de nuestra casa - es casi inaguantable. No quiero ser quien esté cargando con esto. Entonces, sin necesidad de pensarlo, he decidido hacer lo que siempre hago, cuando siento que las cosas se me están poniendo difíciles: decirle a Río.

Hay varios problemas aquí; para empezar. Probablemente él sienta que ya no somos los grandes amigos, después de todo, lo he traicionado dos veces: primero no lo apoyé cuando el director lo acusó de haber robado el software. Después yo di por seguro que fue Río quien entró la noche anterior.