Página 118

Tabla de contenidos

Las lágrimas no solo son por causa de Maddie, si no también por mi propia causa. Me siento cansada con todo esto. Cansada con todos los problemas de Maddie. ¿Por qué ella no pudo haber estado junto a mí, en lugar de estar sentada y sin hacer nada en el ático? En mi mundo de fantasía, ella tiene 12 y no 7 años, compartimos hasta tarde en la noche en el cuarto de cada una, conversando de todo. Compartimos nuestro discos compactos y nos prestamos los zapatos sin necesidad de pedirlos prestados.

El ático está muy frío, aquí no se va a hacer nada, tengo que hacer algo.

Primero, tengo que sacar a Maddie de aquí.
Claro, no será fácil, ella no me va a ayudar a sacarla de aquí. A pesar de que ella tiene solo 7 años, cuesta movilizarla. Bajo yo primero, luego desde abajo le hablo muy gentilmente, no puedo perder ni la paciencia ni la concentración.