Página 117

Tabla de contenidos

“¿Maddie?"

No hay respuesta y la tenis no se mueve.

"Maddie, te veo”.

Cuando ella a la segunda llamada no contesta, cubro el espacio entre nosotras y dos rápido pasos. Maddie está recostada en la pared, hecha un puño. No importa qué le diga yo, ella no me verá a los ojos. En esa posición ya la he visto antes pero nunca a mi lado.

Siento un poco de pánico por un momento se me han salido las lágrimas.