Capítulo 4

Tabla de contenidos

Capítulo 4: Maddie

Maddie tiene diez razones para imaginarse el por qué todo esto es su culpa. Ella no puede, no tiene idea de cuánto tiempo ha pasado. Si el mall cierra pronto, Sadina y Río tendrán que dejar a Maddie aquí. Si el señor que vende animales la viera a ella primero, él le hará preguntas, preguntas y preguntas y a lo major llamará a la policía para sacar a Maddie de la tienda.

Maddie cierra sus ojos. En sus ojos ella puede ver, de nuevo, los dos dálmatas que ella se imaginaba aparecieron en su cabeza. Ellos eran blancos, sin puntos y de piel suave. Ellos ponían sus narices tratando de oler a través de las ventanas y Maddie presionó con su propia nariz el otro lado del vidrio. Todo lo que ella deseaba era sentir la suavidad de elllos en la punta de sus dedos. Dentro de la tienda olía a perro, pero eso no importaba ya que ellos eran mas que perritos, mas que gatitos y mas que conejos, hasta un pez la hacía a ella sentirse feliz.