Capítulo 18

Tabla de contenidos

Capítulo 18: Sadina

El viento toca en mi espalda al dejar a Río. Voy debajo de un fuerte aguacero y mucho viento.
Al llegar a casa, en la puerta de entrada, me quité mi abrigo, mis medias y zapatos. Todo está demasiado mojado como para entrar a la casa con todo puesto.

Tengo 5 minutos antes de que bus escolar llegue. Por lo menos tengo suficiente tiempo como para cambiarme de ropa. Se siente raro que al mismo tiempo de estar pensando en poder tomar el bus a tiempo siento que el mundo entero se me viene encima. Los detalles de la vida que vivo lo único que logra es mantenerme en movimiento, creo. Y aún con todo esto que está sucediendo, tengo que encontrar qué ponerme, secar mi cabello y libros que están dentro de la mochila y reunirme con Maddie.

¡Ay, sí, Maddie! ¿Dónde está ella? Revisé la cocina y fue donde me di cuenta que todo en la mesa estaba exactamente como yo lo había dejado. Una taza, un plato hondo, una cuchara, el cereal; todo bien arreglado puesto en la mesa. Lo que significa que ella nunca se hizo el desayuno.